La importancia del cepillado nocturno para una buena higiene dental

¿Por qué es importante el cepillado nocturno?

La higiene dental es un aspecto fundamental para mantener una buena salud general. Los dientes y las encías tienen una gran influencia en el correcto funcionamiento del organismo. Se ha demostrado que una mala salud bucal puede generar problemas en otras partes del cuerpo, como enfermedades del corazón, diabetes o incluso problemas de embarazo.

Uno de los hábitos más importantes para mantener una buena higiene dental es el cepillado. Se recomienda cepillarse tres veces al día, después de las principales comidas, pero sin duda uno de los momentos más importantes para hacerlo es antes de dormir.

La acumulación de placa bacteriana

La placa bacteriana es una película transparente y pegajosa que se acumula en los dientes. Está formada por bacterias, saliva y restos de comida. Si no se elimina con el cepillado puede llegar a endurecerse generando el sarro. La placa bacteriana es la principal responsable de la aparición de caries y enfermedades de las encías.

Al cepillarnos antes de dormir eliminamos gran parte de la placa bacteriana, permitiendo que las encías y los dientes descansen durante la noche y reduciendo así las posibilidades de aparición de enfermedades.

La salivación nocturna

Otro factor muy importante es la reducción de la salivación nocturna. Durante el día la saliva ayuda a mantener limpio y protegido el esmalte dental y las encías. Sin embargo, mientras dormimos se produce una menor salivación lo que disminuye la capacidad protectora de la cuál hemos hablado.

Por lo tanto, si no nos cepillamos antes de dormir, la placa bacteriana se multiplicará exponencialmente por la falta de salivación nocturna, generando componentes ácidos que atacan el esmalte dental, generando caries, manchas y mal aliento.

Consejos para un buen cepillado

  • El cepillo debe tener cerdas suaves o medias para no dañar el esmalte dental ni las encías.
  • Se recomienda un tiempo de cepillado de al menos dos minutos.
  • No escatimar en dental y utilizar la cantidad adecuada de pasta.
  • Cepillar los dientes con movimientos circulares y suaves, sin presionar demasiado.
  • No cepillarnos inmediatamente después de comer, ya que los ácidos en la comida pueden debilitar el esmalte dental.
  • Complementar el cepillado con el uso del hilo dental y el enjuague bucal.

Conclusión

Como hemos visto, el cepillado nocturno es un hábito fundamental para mantener una buena salud bucal. Es importante extremar nuestras medidas de higiene antes de dormir ya que en ese momento tenemos menor producción de saliva, y por tanto estamos menos protegidos ante la acumulación de placa bacteriana. Por eso es importante utilizar el cepillo de dientes adecuado y llevar a cabo una buena técnica de cepillado con el fin de eliminar la mayor cantidad de bacterias posibles.

Recordemos que una buena higiene dental no solo nos aportará beneficios a nivel bucal sino que nos permitirá mantener una buena salud en general.