Consejos para leer correctamente las etiquetas de los productos alimenticios

Atención médica preventiva

Cuando compramos alimentos, es importante leer las etiquetas de los productos para asegurarnos de que estamos haciendo una elección saludable. Saber cómo leer estas etiquetas puede ayudarnos a tomar decisiones informadas sobre nuestra dieta y estilo de vida. A continuación, se presentan algunos consejos para leer adecuadamente las etiquetas de los productos alimenticios.

1. Comience con la lista de ingredientes

La lista de ingredientes es el lugar donde empezar en la etiqueta de cualquier producto alimenticio. Los ingredientes están listados en orden descendente, lo que significa que el ingrediente más grande del producto está en primer lugar y el ingrediente más pequeño en último lugar. Al determinar qué tan saludable es un producto, asegúrese de que los ingredientes principales sean alimentos enteros y naturales, y no aditivos artificiales o productos químicos.

2. Mire la información nutricional

La información nutricional es otra parte clave de la etiqueta de los alimentos. Esta sección le informa sobre la cantidad de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales) que se encuentran en una porción del producto. Asegúrese de que la cantidad de calorías, grasas saturadas, sodio y azúcares añadidos sea baja.

3. Evite los ingredientes no deseados

Hay algunos ingredientes que debe evitar en la lista de ingredientes. Los edulcorantes artificiales como el aspartamo, la sacarina y el sucralosa deben ser evitados. Estos están relacionados con problemas de salud como el aumento de peso, la diabetes y los trastornos autoinmunitarios. También se deben evitar los jarabes de maíz de alta fructosa, los productos transgénicos, los conservantes y los aromatizantes artificiales.

4. Sea consciente del tamaño de la porción

Muchas etiquetas de alimentos pueden ser engañosas porque pueden parecer que un producto es saludable debido a su bajo contenido de grasas o calorías, pero en realidad, la porción recomendada es muy pequeña. Asegúrese de leer cuál es la porción recomendada y tener en cuenta cuántas porciones está comiendo.

5. No caiga en la trampa del marketing

Las etiquetas de los alimentos son una forma para que las empresas den a conocer sus productos. A menudo, los fabricantes de alimentos pueden utilizar tácticas de marketing engañosas, como el uso de lenguaje confuso o afirmaciones que parecen saludables, pero en realidad no lo son. Comprenda lo que está leyendo y no se deje engañar por el marketing.

6. Busque sellos de aprobación de terceros

Busque etiquetas de productos alimenticios que tengan sellos de aprobación de terceros como la American Heart Association o el Grupo de Investigación Ambiental. Estos sellos aseguran que el producto cumple con ciertos estándares de calidad y salud.

Conclusión

Al leer las etiquetas de los productos alimenticios, puede hacer elecciones más saludables y tomar control de su dieta y estilo de vida. Asegúrese de leer la lista de ingredientes, la información nutricional y estar consciente del tamaño de la porción. Evite los ingredientes no deseados, no se deje engañar por el marketing y busque sellos de aprobación de terceros. Convertirse en un lector de etiquetas experto es un paso importante hacia una vida más saludable y consciente.