Cómo controlar la presión arterial

Atención médica preventiva
Cómo controlar la presión arterial

Introducción

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias, y mantenerla en unos niveles adecuados es esencial para nuestra salud. Una presión arterial elevada puede ser un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, por lo que controlarla es fundamental.

¿Qué es la presión arterial?

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Se mide con dos valores: la presión sistólica, que es la presión que se produce cuando el corazón late y expulsa la sangre hacia las arterias, y la presión diastólica, que es la presión que se produce cuando el corazón se relaja y se llena de sangre.

Valores normales de la presión arterial

Los valores normales de la presión arterial son:

  • Presión sistólica: menor de 120 mmHg
  • Presión diastólica: menor de 80 mmHg

Valores elevados de la presión arterial

Una presión arterial elevada se denomina hipertensión arterial. Los valores de hipertensión arterial son:

  • Presión sistólica: mayor o igual a 140 mmHg
  • Presión diastólica: mayor o igual a 90 mmHg

¿Por qué es importante controlar la presión arterial?

Controlar la presión arterial es fundamental para prevenir enfermedades cardiovasculares. Si la presión arterial es elevada, las arterias pueden sufrir daños y aumenta el riesgo de enfermedades como infartos, accidentes cerebrovascular o enfermedad renal.

Factores que pueden aumentar la presión arterial

Existen diferentes factores que pueden aumentar la presión arterial:

  • El envejecimiento
  • El consumo de tabaco
  • El exceso de peso u obesidad
  • Una dieta rica en sal
  • El consumo elevado de alcohol
  • La falta de actividad física
  • El estrés

Para controlar la presión arterial, es necesario llevar una serie de hábitos saludables:

Cambios en la dieta

Reducir la cantidad de sal en la dieta es fundamental para controlar la presión arterial. Además de reducir el consumo de alimentos procesados y salados, se recomienda incluir alimentos ricos en potasio, como frutas y verduras. También se recomienda seguir una dieta baja en grasas saturadas y colesterol.

Ejercicio físico

Realizar actividad física de forma regular ayuda a controlar la presión arterial, ya que reduce el estrés y contribuye a mantener un peso saludable. Se recomienda realizar ejercicio aeróbico al menos 30 minutos al día.

Dejar de fumar

El consumo de tabaco aumenta la presión arterial, por lo que dejar de fumar es esencial para controlarla. Además, fumar aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Reducir el consumo de alcohol

El consumo elevado de alcohol puede aumentar la presión arterial. Se recomienda reducir el consumo de alcohol o, incluso, evitarlo.

Mantener un peso saludable

El exceso de peso u obesidad aumenta el riesgo de hipertensión arterial. Por ello, es importante mantener un peso saludable a través de una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio físico.

Reducir el estrés

El estrés puede aumentar la presión arterial, por lo que es importante aprender técnicas de relajación, como yoga o la meditación, para reducirlo.

Conclusión

Controlar la presión arterial es fundamental para prevenir enfermedades cardiovasculares. Para ello, es necesario llevar una dieta equilibrada, realizar actividad física, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, mantener un peso saludable y reducir el estrés.